Obligaciones fiscales para propietarios de inmuebles en España, no residentes

Además de los impuestos asociados a la compra de una propiedad (ITP, AJD o IVA), y al igual que ocurre con los ciudadanos residentes, existen unas obligaciones fiscales cuando posees una vivienda o propiedad en España. En el caso de aquellos que no residen permanentemente, estas obligaciones pueden dividirse en 2: Impuestos locales y los impuestos estatales

LOCALES

El IBI (Impuesto sobre Bienes inmuebles), que incluye la tasa de recogida de basura en algunos municipios, mientras que en otros lo cobran por separado.

¿Para qué sirve?

Dada su naturaleza local, este impuesto lo emite el ayuntamiento de la localidad donde radica el inmueble. Con él, se cubren los servicios prestados por dicho ayuntamiento, y disfrutados por los integrantes del municipio, como alumbrado, limpieza, conservación de carreteras, etc.

¿Cuándo se paga?

Este impuesto se genera normalmente en verano y, según el ayuntamiento, pueden ser fraccionado en varios pagos, para facilidad del contribuyente.

¿Cuál es la cantidad a pagar?

La cantidad va a depender de los m2 de la vivienda, localización y valor catastral.

IMPORTANTE: Es importante domiciliar este impuesto para evitar problemas, son muchos los extranjeros que desconocen esta obligación impositiva cuando compran una vivienda, recibiendo después una notificación de embargo por las cantidades adeudadas.

ESTATALES

Por otra parte, impuestos como Declaración de la renta para no residentes, impuesto estatal que obliga al propietario a declarar su patrimonio inmobiliario ante la administración.

¿Para qué sirve?

Es el impuesto más importante de la Agencia Tributaria española. Su recaudación es progresiva, es decir, aumenta en función del patrimonio del declarante, y con ella se cubren distintos aspectos de la administración del estado, como justicia, educación, cultura, investigación o infraestructuras. En el caso de los extranjeros, que no residen en España, cubren los gastos de los servicios e infraestructuras (carreteras, aeropuertos, alumbrado, etc..) que dependen exclusivamente del servicio estatal.

¿Cuándo se paga?

A diferencia de los residentes en España, los no-residentes tienen que abonar este impuesto antes del 31 de Diciembre de cada año y se imputa el periodo del año anterior. Es decir, en 2020 pagarán el impuesto correspondiente a 2019.

¿Cuál es la cantidad a pagar?

Si no ha alquilado su propiedad, es un ingreso imputado cuyo importe a pagar se calcula utilizando el valor catastral de la vivienda, las tasas aprobadas para el gobierno español cada año (en 2020 es del 19% para los ciudadanos de la UE y el 24% para ciudadanos de la No UE) y el número días que ha sido  propietario de la vivienda durante el año (normalmente 365 días). 

En caso de que sí haya alquilado su propiedad, debe declarar los ingresos que ésta ha generado por trimestre. Esto no le exime de pagar la declaración de la renta para no residentes, sino que solamente se imputarán a ella los días en los que la propiedad estuvo vacía. 

Nuestra amplia trayectoria en asuntos de extranjería hace que, en Ramallo Abogados, pueda encontrar un partner de confianza para la declaración de sus impuestos para no residentes.

No Comments

Post A Comment

diez + 5 =